Noticias, Reflexiones
14 de junio del 2019

¿Qué entiende por la catolicidad de la universidad?

El CAPU busca invitar a la reflexión a nuestra comunidad en torno a “La catolicidad de nuestra universidad” es por ello que conversamos con los candidatos a equipos rectorales para conocer sus opiniones. Aquí les dejamos un avance de nuestra entrevista.

¿Qué entiende por la catolicidad de la universidad?

Lista 1:

Desde 1917 hasta nuestros días, nuestra universidad es conocida en el Perú y en el mundo por su doble condición: por un lado, ser universidad en el más pleno sentido de la palabra, y por otro, constituir permanente testimonio institucional de fe y compromiso cristiano, el mismo que debe renovarse día a día en sus diversos quehaceres relacionados con la formación docente y discente, con la investigación que lleva al diálogo de fe y ciencia, con las responsabilidades que asumimos frente al país. Entre nosotros debe primar la convicción sincera de mantener y reforzar los principios y valores que han acompañado desde siempre a nuestra universidad. En un par de años más, llegará el momento en que la Iglesia y la PUCP habrán de ratificar los acuerdos a que llegaron en las recientes negociaciones sobre el ser institucional. En tal oportunidad será posible demostrar que el vínculo con la Iglesia es indisoluble, y que nuestra adhesión se sigue expresando a través de conductas y valores, del amor al prójimo, de la tolerancia, del más absoluto respeto por la diversidad, del rechazo a toda forma de discriminación y desprecio.

Lista 2:

Fe, libertad y servicio. Pienso que estas tres palabras sintetizan la catolicidad de nuestra universidad. Para nadie es un secreto que hemos concluido un periodo en que fueron puestas en entredicho. Con el nuevo estatuto y con el fin de los juicios debemos reconstruir las relaciones con la Iglesia y recuperarlas como guías de nuestro quehacer; debemos confirmar, en el discurso y en la actitud, que nuestra catolicidad es parte de nuestra convicción de que la persona es el centro de nuestra universidad. No la persona abstracta, ideal, descontextualizada sino la real, de carne y hueso, la que ama, cree, piensa, duda y se equivoca. A esta última se debe nuestra universidad y ella debe ser el eje de nuestra vida diaria y de nuestra misión. En la PUCP formamos personas; les debemos enseñar a vivir solidariamente, con respeto, en el marco de un país contradictorio y heterogéneo, donde la diversidad es una de sus principales riquezas. La catolicidad de nuestra universidad se plasma en hacer de todo esto una realidad viva y un compromiso con el futuro. Nuestra catolicidad debe ser vida.

Lista 3:

La identidad cristiana, católica, de la PUCP no debe ser solo un conjunto de rituales ni restringirse al cumplimiento de formalidades exteriores al modelo mismo de universidad. Ella debe más bien reflejarse en el sentido ético y humanístico de la educación, en la formación integral de los alumnos, en la práctica de la solidaridad dentro y fuera del campus y en el servicio al prójimo, especialmente en lo que concierne a nuestra contribución al desarrollo del país. Estos valores entran claramente en colisión con un modelo de universidad que se rige por los criterios de la rentabilidad económica, que desatiende las necesidades de sus trabajadores o que discrimina a sus estudiantes por razones únicamente financieras. La luz que nuestro emblema institucional se propone hacer brillar es la de una verdad ética, expresada no simplemente en discursos sino en las prácticas que exhibimos a través de nuestras políticas. Por eso mismo, la crisis que atravesamos en estos momentos como universidad afecta directamente la genuinidad de nuestra inspiración cristiana.